Sebastián Martínez es Daniel Pérez

Su vida ha estado marcada por la soledad y el abandono. Su madre lo dejó en un orfanato con su hermano mayor, Leonardo, donde al poco tiempo fue adoptado por una familia de clase media. Nunca tuvo lujos, pero tampoco le faltó nada. Su actitud silenciosa y distante lo convirtió en un excelente estudiante y se graduó del colegio con honores. Entró a estudiar medicina y luego se especializó en cirugía, convirtiéndose en el orgullo de sus padres.

Es un hombre extremadamente atractivo que siempre ha querido agradar y complacer, usando una fachada de hombre alegre y dispuesto, pero en su interior es un hombre triste que siente que no merece ser amado.