Oscar Borda es Pablo Calvo

Fue un gran policía hasta la muerte de su hijo, cuando el dolor lo llevó a hundirse en el alcohol. Debido a esto fue expulsado de la organización y terminó abandonando al resto de su familia. Con la ayuda de su único amigo, el también expulsado de la policía Capitán Enrique Blanco, armó una agencia de detectives privados, y mientras Pablo asistía a sesiones de rehabilitación e investigaba casos menores, Enrique se dedicaba a investigar el asunto que determinó su salida: redes de tráfico de órganos. Cuando esa investigación empezó a dar resultados, comenzaron de nuevo los problemas para los dos.